Turno 4. Una vida en peligro

Tras las ultimas muertes, incluida la de Theon, las sospechas se habían trasladado a todos. Contando con ello en una ciudad como Ventalia donde un asesino de mujeres campaba a sus anchas, todo olía a desastre. El único que estaba contento era Daro, tras regresar a Carrera Blanca poco antes, donde había podido visitar a su familia. Quizás esa felicidad corrió en su contra e hizo que las sospechas llegaran hasta el. Otros habían recibido sospechas pero cuando el grupo se lanzó lo hizo sobre Daro. Lo encontraron muerto en el puerto, flotando cerca de los barcos.

Aquella noche en su habitación de El Calor de la Vela, una sombra se acercó a su victima. Se disponía a hundir el puñal sin compasión cuando su victima le devolvió la mirada. La sombra la soltó y salió corriendo. Mas adelante pensando en lo sucedido reconoció que sus pasos últimamente se habian descarriado y que debía hacer lo mejor para todos…

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License